Charlie Hunterjazz 

Charlie Hunter & Lucy Woodward: ‘MUSIC!MUSIC!MUSIC!’

No solemos en esta casa escribir de discos de versiones (aunque es evidente que no somos talibanes de la originalidad y la novedad), pero esta maravilla tan minimalista como vitaminada había que comentarla. Este disco que ha reunido a Charlie Hunter y a Lucy Woodward es sobre todo una exhibición de la impresionante técnica de un guitarrista que maneja la guitarra de 7 cuerdas como si hubiera nacido con una pegada a las manos. Cuando escuches cada una de las once canciones que componen este ‘Music!Music!Music!’ (última canción del álbum y una muy sorprendente versión de este tema de 1949) no olvides que el bajo como instrumento no está presente y que todo lo que no sea voz y batería sale de los dedos de Hunter. Una muestra:

Hunter y Woodward han llevado vidas artísticas paralelas, trabajando en los circuitos de jazz y blues desde hace muchos años, pero no ha sido hasta el año pasado cuando se han embarcado en este estupendo proyecto. Charlie Hunter, que tiene poco más de 50 años, ha publicado con su nombre casi 20 discos y ha trabajado, por ejemplo, con Norah Jones, Mos Def, John Mayer o D’Angelo. Por su parte, Lucy Woodward lleva en el negocio casi dos décadas y aunque empezó como una cantante de pop, encauzó pronto su carrera por derroteros más exigentes, firmando contratos con sellos de jazz como Verve. Además, como corista ha trabajado para Rod Stewart, Celine Dion o Barbra Streisand.

‘Music!Music!Music!’ es uno de esos discos donde la complicidad entre los intérpretes (que son tres con el baterista Derrek C. Phillips) se contagia al oyente hasta el punto de que uno se llega a sentir parte de este festín de talento. Y los platos del banquete son clásicos pop y standards que van desde Blind Willie Johnson (‘Soul of a Man’) y Bessie Smith (‘You’ve Been a Good Ole Wagon’) a Nina Simone (‘Plain Gold Ring’), pasando por Lucinda Williams (‘Can’t Let Go’) o Ruth Brown (‘I Don’t Know’) y alcanzando -sorpresa- a Terence Trent D’Arby (‘Wishing Well’). Una joya, un tesoro, la Lámpara Maravillosa.

Related posts