The National: ‘Trouble Will Find Me’ (2013)

Llevo tres escuchas en tres días seguidos y nada: no acabo de encontrar (oír, sería) eso que todo el mundo dice que está en el interior de este ‘Trouble Will Find Me’. Lo siento, pero este es el disco más aburrido de The National; y aburre porque es tan planito el pobre que -haced la prueba y saltad de mitad de tema a mitad de tema- frecuentemente no sabes (porque te despistas un poco, cosa que pasa) si estás en una canción o en la siguiente. Las estructuras se repiten, los ritmos se clonan, la voz de Berninger habita media octava y la sensación (maligna probablemente) de que ahora quieren ser Coldplay como hace tres años quisieron ser U2 va tomando cuerpo en ti, cuerpo de amarga melaza.

No me extraña un pelo que fueran capaces de tocar ‘Sorrow’ seis horas seguidas en el MOMA y, sí, claro, ‘Pink Rabbits’ es un temazo.

http://grooveshark.com/widget.swf

The National: ‘High Violet’ (2010)

¿Se han hecho mayores The National? ¿Andan mainstreameando(con perdón)? ¿Se parecen a U2 a veces (uy, lo que he dicho)? ¿Han fijado en la emulación (quien dice ‘emulación’ dice ‘homenaje’) de los sonidos ochenteros su horizonte de éxito? ¿Te dan ganas de tirar de mechero para imitar a la Estatua de la Libertad a final de algunas canciones? ¿Piensas que por qué ahora, en el quinto disco, todo el mundo los ama de repente? ¿Te carga un poquito -cada vez más- la voz de Matt Berninger? ¿No sabes por qué narices sufren tanto si les va, al fin, tan bien?

Bueno, chaval, chavala, te has hecho las mismas preguntas que el que suscribe. Al que suscribe ya le gustó Alligator (sin celebraciones) y Boxer (bastante tirando a mucho), pero nunca le pareció que estos muchachos de Ohio reubicados en Brooklyn hubieran inventado el ketchup, como ahora parece. En fin.

VV.AA: “Dark Was The Night” (2009)

Red Hot es una ONG norteamericana que está detrás de varias iniciativas en la lucha contra el sida. Una de las más vistosas, y rentables, es sin duda la de sus discos recopilatorios o discos colectivos que suelen reunir a grandes y grandísimas estrellas del firmamento musical, como aquel Red Hot + Blue: A Tribute To Cole Porter (1990) con nombres como David Byrne, The Neville Brothers, Annie Lennox, Aztec Camera o Tom Waits, o más cerca en el tiempoRed Hot + Rhapsody: The Gershwin Groove (1998), con Morcheeba, Clark Terry, David Bowie, Sinéad O’Connor o Bobby Womack.

Ahora Red Hot ha querido acercarse a lo contemporáneo y de la mano de dos miembros de The National ha compilado y editado un doble disco antológico (en los dos sentidos del término) que reúne a lo más granado del indie y del rock alternativo norteamericano de los últimos años.

No es frecuente que un disco de estas características tenga demasiada repercusión fuera de los medios generalistas y esto es así porque los artistas que aparentemente se involucran en estas cosas raramente se compromenten más allá de la pose y suelen entregar para la causa “caras b” o versiones de dudoso gusto. No es el caso de Dark Was The Night, donde gente de la talla de Yo La TengoMy Morning Jacket,SpoonBeirutArcade FireIron & WineGrizzly Bear o Dirty Projectors ofrecen su mejor material hasta el punto de convertir esta iniciativa, fuera de su repercusión humanitaria, en todo un referente musical y una especie de guía para “iniciables”.