Paul McCartney: ‘New’ (2013)

Recuerdo hace algunos años a un amigo quejándose de que el último -entonces- disco de B.B. King le resultaba poco emocionante. Recuerdo que le dije que bastante emoción habría que sentir ante el simple hecho de que un tío de más de 70 años siguiera sacando discos y, encima, fieles a su trayectoria.

Eso es lo que cabría decir de este New sin haberle dado siquiera al play por primera vez: tan solo el hecho de su existencia es un prodigio.

Y cuando le das resulta que te encuentras de todo menos nostalgia: New es un disco pop-rock que podría firmar un tío de 25 y caerse después redondo de gusto, un disco muy empeñado en ser contemporáneo. Vale que no es excepcional ni abre nuevas rutas en la música popular (a ver quién señala cinco hitos en esa tarea en los últimos cinco años), pero es un conjunto dignísimo de canciones compuestas por alguien que ya lo ha hecho y lo ha dicho todo en este negocio y que no debería tener ninguna necesidad de exponerse ante el público a estas alturas.

Y hasta habrá quien acuse a Sir Paul de haberse dejado engatusar por los muy modernos productores Ronson, Epworth o Martin. Como si lo estuviera leyendo ya…