P.J. Harvey: ‘Let England Shake’ (2011)

Cuatro años después del estimable White Chalk (2007) y a casi dos del truño de A Woman A Man Walked By (2009) vuelve entre nosotros Polly Jean Harvey con un disco político-conceptual, pues afirma P.J. haber estado escribiendo las letras durante año y medio, usa en casi todos los temas el autoharpa y ha grabado las canciones en una iglesia de Dorset (y le ha salido el sonido un poco “cacerolítico”, efecto no sé si buscado).

El disco no está mal, pero tampoco es para ponerle un marco, y será por la peculiar producción o porque la artista ha optado por primar la palabra, el caso es que ‘Let England Shake’ tiene un aire entre circunstancial y apresurado que le resta la profundidad y complejidad sonoras a las que su autora nos tiene (tenía) acostumbrados. Es más folk que punk, más experimental que rockero, suena menos oscuro que muchos otros discos suyos, parece más optimista y bienhumorado –los vientos, los coros- y la voz de Polly Jean, como siempre, está pletórica de potencia y acento y desafina encantadoramente.