Artistas de un solo hit

(O “maravillas de un solo éxito que el mundo nunca necesitó”, según el apunte original en sloshspot)

Es algo muy común en la historia de la música popular a través de esa trituradora machacona que son las listas de éxitos: todos los años aparecen canciones que los medios (principalmente las radio y las vídeo-fórmulas) encumbran muy por encima de sus valores artísticos, que acaban sonando por todas partes, que la gente adora (porque las re-conoce una vez y otra y otra, que es lo que le gusta a la gente, no nos engañemos) y que, de pronto, la gente olvida porque el hueco es rápidamente ocupado por otras canciones de similar pelaje.

Más triste debe de ser, sin embargo, la historia de los músicos (a veces es demasiado decir) que están detrás de estos productos. ¿Cómo se sentirán las temporadas siguientes sin verse y oírse en todas partes, sin fotos, sin entrevistas y al final sin contrato?

One Hit Wonders That The World Never Needed reúne trece temas que son un buen ejemplo de ese fenómeno, algunos muy conocidos por aquí y otros menos. Merece la pena escucharlos y tratar de encontrar un mínimo común denominador que explique por qué ciertas canciones acaban meses rondando (y muchas veces golpeando) nuestros oídos y otras, con los mismos méritos o deméritos, pasan de largo y se pierden en el éter para toda la eternidad.

Y, finalmente, y como curiosidad, merece la pena entrar en imeem y comprobar las DECENAS DE MILES de reproducciones que acumulan estas “maravillas”. Tiembla hasta Miles Davis.