Kevin Blechdom: “Gentlemania” (2009)

Kevin Blechdom, cuyo verdadero nombre es Kristin Erickson, es una mujer norteamericana de mente inquieta que comenzó su carrera musical en la música electrónica experimental con el dúo Blectum from Blechdom, recordado por algunos por sus composiciones cargadas de humor bizarro, algo no muy frecuente en la electrónica. Después de la disolución del dúo en 2001 (parece que han vuelto a reunirse), Kevin-Kristin inició una carrera en solitario que puede describirse como un viaje de la electrónica a la acústica y una inmersión paulatina en inquietudes y confesiones íntimas de corte femenino y/o feminista, con mucho humor y mucha retranca. Un hito en este camino fue Eat My Heart Out (2005), publicado a la sazón por el sello alemán Chicks on Speed con una portada francamente inolvidable que anunciaba el desnudo sentimental que había en el interior.

En 2009 ha presentado Gentlemaniaprobablemente su mejor trabajo, donde demuestra su madurez creativa a lo largo de diez temas donde se mezclan con acierto e incluso genio varias de las tradiciones de la música popular occidental, como el pop de los años 50-60 (I ThoughtI Knew You), el cabaret (Gravity), la comedia musical (Monster) o la balada intimista (Running Away). La electrónica prácticamente se ha diluido, la nave está gobernada por un piano recio, abundan coros y orquestaciones de excelente gusto y suena el banjo, el único instrumento acústico que ha acompañado a Kevin a lo largo de su carrera.

Gentlemania no es un gran álbum porque, por un lado, contenga excelente material o porque, por otro, se note que su autora ha hecho lo que le ha dado la gana, sino precisamente porque, a fecha de hoy, son pocos los discos que reúnan esos dos (casi) prodigios: la calidad y la personalidad.