Emily Loizeau: “Pays sauvage” (2009)

Es curioso que siendo como somos un país latino, apenas le hagamos caso a nuestros vecinos portugueses, italianos y franceses. Un ejemplo es mismamente este blog, que lamentablemente sólo ha glosado en más de nueve meses a un grupo italiano (Hot Gossip, en febrero de este año).

La relación que los cuatro grandes países latinos europeos mantenemos con la música popular de origen anglosajón es muy semejante y la historia de su asimilación en el último medio siglo, prácticamente idéntica y paralela; y, sin embargo, vivimos y escuchamos de espaldas unos a otros, con la mirada al frente, a lo que nos llega del ámbito del inglés, que no siempre es bueno y ya casi nunca es nuevo.

Hoy le vamos a conceder “una oportunidad” a esta cantante francesa, hija de francés e inglesa, que va por el segundo disco (empezó con un mini de seis canciones en 2006) y que, lejos aparecer como una promesa, logra con Pays sauvage “un álbum onírico y terrenal que se desvía en infinitas direcciones para dibujar la psicogeografía de un país existente únicamente gracias a la magia de las canciones” (Juan Cervera para ROXDELUX). Y, más claramente, es un disco de esos pocos que constituyen un universo de variedad y riqueza, envueltas en una voz preciosa y la magnífica producción de 14 canciones donde hay prácticamente de todo y nada desentona.