Dirty Projectors: ‘Swing Lo Magellan’ (2012)

Tres años después de ‘Bitte Orca‘, la banda del neoyorquino Dave Longstreth confirma -al cabo de una travesía de siete discos que arrancó muy gamberra– su llegada a la madurez, a la claridad, a la tradición y, naturalmente, al mainstream. Pero en un aterrizaje de lujo en las pistas de la realidad y la necesidad, ‘Swing Lo Magellan‘ es un aparato muy digno, de notable calidad, cálido, variado, exquisito, amable y cuidadoso con el oyente, tanto el que venía en el vuelo como el que esperaba junto a la pista.

VV.AA: “Dark Was The Night” (2009)

Red Hot es una ONG norteamericana que está detrás de varias iniciativas en la lucha contra el sida. Una de las más vistosas, y rentables, es sin duda la de sus discos recopilatorios o discos colectivos que suelen reunir a grandes y grandísimas estrellas del firmamento musical, como aquel Red Hot + Blue: A Tribute To Cole Porter (1990) con nombres como David Byrne, The Neville Brothers, Annie Lennox, Aztec Camera o Tom Waits, o más cerca en el tiempoRed Hot + Rhapsody: The Gershwin Groove (1998), con Morcheeba, Clark Terry, David Bowie, Sinéad O’Connor o Bobby Womack.

Ahora Red Hot ha querido acercarse a lo contemporáneo y de la mano de dos miembros de The National ha compilado y editado un doble disco antológico (en los dos sentidos del término) que reúne a lo más granado del indie y del rock alternativo norteamericano de los últimos años.

No es frecuente que un disco de estas características tenga demasiada repercusión fuera de los medios generalistas y esto es así porque los artistas que aparentemente se involucran en estas cosas raramente se compromenten más allá de la pose y suelen entregar para la causa “caras b” o versiones de dudoso gusto. No es el caso de Dark Was The Night, donde gente de la talla de Yo La TengoMy Morning Jacket,SpoonBeirutArcade FireIron & WineGrizzly Bear o Dirty Projectors ofrecen su mejor material hasta el punto de convertir esta iniciativa, fuera de su repercusión humanitaria, en todo un referente musical y una especie de guía para “iniciables”.

Dirty Projectors: “Bitte Orca” (2009)

El pop rarito tiene mucho peligro. Puede ocurrir que te quedes corto de raro y hagas un disco de Mercury Rev pasado por los Beach Boys (Animal Collective, Merryweather Post Pavilion; del que ya hablaremos); o puede ocurrir que te pases veinte pueblos y una capital de provincia y que tu “cosa” sea un “objeto del arte”, pero no música POPular (vamos, lo que le viene pasando a Björk hace mucho).

El colectivo norteamericano Dirty Projectors, liderado por Dave Longstreth, parece que ha dado con el punto justo de experimentación (o rareza) que hace que su último trabajo (Bitte Orca) sea digerible, ameno, inductor de la curiosidad y casi adictivo.

Como muestra de equilibrio un botón llamado Stillness Is The Move, una canción entre la electrónica, lo africano y el soul que podrían cantar indistintamente (juntas ya sería flipante) Beyoncé y la arriba aludida Björkcomo dicen por ahí (aunque yo me pido, entre las afroamericanas, a India Arie).

Otro tema del álbum que no está nada mal es Useful Chamber, una balada con base tecno, arreglos muy cuidados, crescendos casi abstractos, guitarra acústica, coros y, hacia la mitad, un fondo muy de Massive Attack.

En fin, que Bitte Orca merece no una, sino varias escuchas y un lugar merecido entre lo mejorcito de lo que llevamos este año.