El cadáver de Antonio Vega como síntoma

El otro día decíamos descanse de verdad y al fin en paz Antonio Vega, pero es que se está revolviendo -sintomáticamente- la cosa: Me ha pasado, lo he visto, lo he vivido: un compañero (y sin embargo amigo, que dice el tópico cachondo, verdadero en este caso) que no ha dudado en ser mordaz ni áspero ni corrosivo ni maligno (que todo es lo mismo) ni una sola vez en que hemos visto, en la tele o en la prensa, en los últimos años, la imagen cadavérica de Antonio Vega, me viene el día del…

Sigue leyendo