Prefab Sprout: “Let’s Change The World With Music” (2009)

Después de casi diez años de silencio obligado por circunstancias médicas, Paddy McAloon y Prefab Sprout vuelven con un disco nuevo/viejo que ha sido recibido con expectación y alabanzas. Let’s Change The World With Music, que sale del inmenso baúl de composiciones no publicadas que Paddy afirma tener, pues siempre ha presumido de ser un autor (muy) prolífico, es una maqueta (de lujo) que en su día no vio la luz por desavenencias con las discográficas y que ahora, convenientemente repulida, ha sido editada y se anuncia como una suerte de nuevo Smile, el disco que Brian Wilson tardó casi 40 años en publicar.

Y ciertamente tiene puntos de coincidencia con la obra pseudo-póstuma de los Beach Boys: la exuberancia, el exceso, la utorreferencia y el ensimismamiento. Vamos a ver: si se pudiera escuchar (y se puede, claro) el disco día a día y canción a canción, tras once jornadas de sorpresa, disfrute y ansiedad, llegaríamos a la conclusión de tener en nuestras manos una joya del pop de enorme altura (aunque no de trascendencia: el disco nace viejuno) y confimaríamos que McAloon es un genio. Pero ocurre que los discos no son tratamientos y no necesitan dosificación; lo que hacemos con ellos es escucharlos de cabo a rabo y -con suerte- repetir la experiencia, y cuando hacemos esto con Let’s Change The World With Music es muy difícil no alcanzar la saturación y lamentablemente el hartazgo. En cada canción, especialmente a partir de la cuarta o quinta pista, está todo todo y ese todo (orquestaciones, coros, voces en falsete, melodías pegajosas, combinaciones de elementos electrónicos y acústicos, superposición de planos, ruidos, ruiditos, coros otra vez) se repite y se repite hasta el éxtasis (se supone) del autor y el agotamiento del oyente. Tanto es así -y siento decirlo, por que los Prefab Sprout estuvieron siempre entre mis favoritos- que, al acabar, le entran a uno ganas de escucharse, entera y como desengrasante, una maqueta de un grupo punki de pueblo de sierra.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: