Damien Jurado: ‘Brothers and Sisters of the Eternal Son’ (2014)

Pocas certezas tendrá Damien Jurado tan sólidas como que el día en que decidió ponerse en manos de Richard Swift lo vino Dios a ver. Dios y la Virgen y todos los arcángeles de lo acústico y/o de eso que se se llama ahora paleta sonora. Porque esta segunda parte de Maraqopa y tercera entrega de una trilogía (con Swift) a estas alturas ya épico-celestial no hace más que confirmar lo que puede alcanzar una voluntad de ascenso y progreso musical, si se pone en las manos adecuadas.

Ah, y por cierto, con el valor añadido de que Jurado ha conseguido ser el único cantautor al que da lo mismo no entenderle los textos.

A %d blogueros les gusta esto: