Foxygen: ‘Hang’ (2017)

Imagina que tienes hambre, bastante. Imagina que te gustan los pasteles, mucho. Ahora imagina que durante una semana solo puedes comer pasteles. ¿Qué? ¿A que ya no mola tanto el plan? Pues ese es el estado de tu apetito de golosinas musicales cuando vas por la mitad de ‘Hang’ y eso que los Foxygen han hecho un disco cortito. Pero es que son 32 minutos de crema y chocolate y fruta confitada y almendritas, con sus guindas y su todo.

A ver, empiezas bien (muy bien, francamente) con un temazo como ‘Follow the Lider’ (arreglos de Trey Pollard, producción de Matthew E. White, orquesta, coros, Phil Spector sonriendo en su celda, Elton John sacando pecho, Marc Almond con una erección) y sigues bien, muy bien, con ‘Avalon’, a pesar de que ya te están avisando con las referencias al cabaret de que la opereta se acerca. Drama y sobreactuación lastran una buena canción como ‘Mrs. Adams’; en ‘America’ suben a Bowie a un escenario de Broadway y con ‘Oh Lankershin’ dan un respiro al oyente, a pesar de que ha podido imaginar a Bruce Springsteen y otra vez a Elton John sobre el mismo escenario y perseguidos por una furiosa sección de viento. ‘Upon a Hill’ sería una cancioncita encantadora (y con su sha-la-la ¿eh?), si no la interpretase una especie de clon de Meat Loaf empeñado en superarlo en patetismo, cosa que consigue sin duda con el siguiente corte, no en vano titulado ‘Trauma’, que solo es la antesala de la ópera glam que nos llega con el último tema, ‘Rise Up’: dura cinco minutos, pero acabas mirando el reloj.

Dicen Sam France y Jonathan Rado que este es su primer disco de verdad, o sea, que en los otros estaban calentando. A mí me parece que siguen haciendo lo mismo de siempre, el gamberro, solo que con más presupuesto. Y con los gamberros pues te pasa como con los pasteles, que, aunque te gusten, solo puedes tolerarlos un poquito.

O Terno: ‘Melhor Do Que Parece’ (2016)

O Terno es una de las bandas brasileñas más celebradas de los últimos tiempos. Su debut ‘66’ (2012), es uno de los discos de estreno más impresionantes de una banda brasileña, según el periódico O Globo. Mejoraron y subieron de nivel en su segundo y homónimo disco de 2014, hasta llegar a este tercer álbum, ‘Melhor Do Que Parece’, donde nos encontramos con el más maduro y mejor trabajo del grupo.

Autodenominados como power trío de canción – rock’n’roll – pop –   experimental, Tim Bernardes (guitarra y voz), Guilherme D’Almeida (bajo) y Gabriel Basile (batería), son músicos de São Paulo, con menos de 30 años de edad, que están dejando su marca con un sonido contemporáneo que se inspira en el soul, en el tropicalismo, en las orquestaciones de la bossa nova y en el rock psicodélico de la década de los 60.

Tenemos aquí el disco definitivo del grupo paulistano, una mezcla bien equilibrada entre lo retro y lo moderno. Uno de los grandes discos del rock brasileño de este año que merece la pena recordar.

Destaques para: ‘Culpa’, ‘Não Espero Mais’, ‘Minas Gerais’ y ‘Melhor Do Que Parece’.

Cass McCombs: ‘Mangy Love’ (2016)

El camino que ha recorrido Cass McCombs desde sus primeras grabaciones hasta este ‘Mangy Love’ es ciertamente atípico (e incluso desconcertante para muchos de sus seguidores más antiguos, que se han hecho ahora dimisionarios), pues sigue la escondida senda que va del folk al pop de cámara. Y, en este caso, un pop rico, denso, con referencias, deudor de sonidos mainstream de los setenta y los ochenta y casi siempre basado una construcción de las canciones entre magnética y narcótica, con espirales gloriosas que empiezan con un arpegio y acaban con coros y vientos (‘Opposite House’ casi te hace mirar a los lados buscando a alguien a quien sacar a bailar).

‘Mangy Love’ sería un disco perfecto si no fuera por algunas composiciones (casi) mediocres de su segunda parte, pero es un disco magnífico, maduro, sereno, atemporal, que consagra a su autor precisamente donde sus fans de siempre no se lo esperaban. Y es precisamente ese factor sorpresa lo que verdaderamente engrandece a McCombs como artista. Si no lo ven, ellos se lo pierden.