Chicano Batman: ‘Freedom Is Free’ (2017)

Chicano Batman está formado por Eduardo Arenas (bajo y voz), Carlos Arévalo (guitarra), Bardo Martínez (voz, órgano y guitarra) y Gabriel Villa (percusión y batería), una banda oriunda de Los Ángeles, que nos presenta su mejor trabajo hasta la fecha, grabado en el Diamond Mine Recording Inc. de Nueva York junto a Leon Michels, productor de Sharon Jones & The Dap-Kings, Lee Fields & The Expressions y The Arcs, entre otros.

Un trabajo producido de manera analógica en el que se nos muestra a un grupo excepcional y original con un amplio abanico de influencias, combinación de su herencia latina con tropicalia brasileña, funk, soul, R&B, ecos de afrobeat y psicodelia, todo ello acompañado de una fuerte carga política.

Destaques para: ‘Passed You By’, ‘Friendship (Is A Small Boat In A Storm)’. ‘The Taker Story’, ‘Flecha Al Sol’ y ‘Freedom Is Free’.

Alison Krauss: ‘Windy City’ (2017)

Dicho así de pronto suena raro: hasta este, Alison Krauss no había publicado un disco en solitario durante el siglo XXI. Y podemos comprobarlo enseguida si nos fijamos en que el recuerdo más rápido que nos viene de ella es precisamente el de su colaboración con Robert Plant en el excelente Raising Sand (2007) y en que los otros discos del nuevo milenio los ha firmado junto a sus socios de toda la vida, la banda Union Station.

Pero deben de ser tiempos de mudanza y en este ‘Windy City’ concurren, además de la citada, otras tres novedades muy significativas: que prácticamente no toca el violín (solo suena en un tema), que todo lo grabado son versiones y que ha cambiado de disquera. Y precisamente todo se pueda explicar a partir de lo último: Krauss ha abandonado el sello especializado Rounder, con el que llevaba décadas, y se ha incorporado a una multinacional, Capitol/Decca, que le habrá propuesto centrar su carrera inmediatamente futura en su voz de soprano y en relanzar ahora su imagen como ‘gran dama del country’, etiqueta por cierto que, como plan de pensiones, no está nada mal.

Vale ¿y el disco? Pues estupendo. Si eliges un puñado de standards de la americana (concretamente de aquello que se llamó countrypolitan) con los que triunfaron Willie Nelson, Brenda Lee, Glen Campbell, los Osborne Brothers o Eddie Arnold y pones la producción en manos de un tío tan grande como Buddy Cannon, tienes que ser muy petarda para hacer un churro y Alison Krauss ni es una petarda ni hace churros.

Sampha: ‘Process’ (2017)

Sampha Sisay es un joven músico británico de 28 años que presenta ahora su primer disco demostrando que en esto del triunfo se puede hacer el camino al revés, si bien pasar primero por el estado de compositor/arreglista/productor para otros (Solange, Frank Ocean, Drake o el omnipresente Kanye West) para acabar haciendo uno su propio bollo tampoco es que sea una ruta demasiado rara.

Basta escuchar un par de temas de este excelente ‘Process’ para establecer similitudes con el sonido de James Blake y por eso rápidamente se le quiso poner a Sampha la etiqueta de ‘sucesor de’, pero lo cierto es que tanto Blake como él proceden de la misma cantera del post-dubstep y utilizan los mismos palos, solo que Blake se adelantó o lo tocó primero la varita de la fortuna.

Y lo cierto es que ambos artistas trabajan el mismo género, que se decía antes:  el ya mencionado dubstep junto al hip hop y el modern r’n’b crean las bases, que son trufadas con samples y, por encima, los arpegios electrónicos tejen la superficie sonora sobre la que flota un soul vaporoso que sale de una voz insegura. Y funciona que lo flipas.