De Poliedro Kobold y Arín Dodó

J. G. Entonado nos muestra su trayectoria creativa y nos regala sus obras completas:

Ya he dicho muchas veces que Poliedro Kobold fue el germen del actual Arín Dodó. El Poliedro hacía música rock, decían, entre garage e indie… o al menos eso comentaron de la primera maqueta del grupo (Kobold 1) en el programa de Jose María Rey, “El Bulevar”, cuando emitieron el temaNumbers (se puede descargar la maqueta completa y la emisión de Radio 3 en arintonadodo.com, en las secciones de “Música” y “Radio”, respectivamente). Numbers es un tema directo, inmediato, sin solos de instrumentos, precisamente para reforzar la sensación de inmediatez y de simplicidad buscada por ese colectivo. Hay entradas y salidas de acoples de guitarra en un momento dado, que entran por un lado del oído y se van hacia el otro (se aprecia mejor con Auriculares), como en un partido de tenis,no hay armonía de ningún tipo en esos momentos y también se oye un piano que no parece estar de acuerdo con los otros instrumentos… y la voz, diciendo números sin cesar. “La letra y el significado de las palabras no importa”, aullaban los Kobold, “sólo interesa la fonética de esas palabras, el sonido de las mismas acompañando a la parte musical”. “El mensaje y demás pamplinas son efectos extramusicales que pueden despistar al oyente y adulterar la audición”. Dadaísmo directo e inmediato, tal y como dijeron en Radio 3.

Estas ideas se repiten en otros temas de esa obra: I Like It (con un solo de guitarra grabado al revés con un slide, pero sin relación ninguna con los acordes que van de fondo), Away ( con un efecto de guitarra grabado analógicamente y cambiando el pitch de la cinta. Parece que hay un tornado en esa última parte del tema); o White Light, con un piano aporreado; o Waiting, con dos saxos contrapuestos…

En definitiva, si comparan este trabajo con los más recientes deArín Dodó, por ejemplo, Lección magistral impartida por el Pretor de la República de Anatolia, o Doce maneras de evitar a un idiota; aparentemente y formalmente pueden parecer totalmente distintos, debido a que los instrumentos ya son acústicos (chello, contrabajo, trompeta…), y el ritmo ya no es frenético, es bastante lento, y la voz en apariencia, está serena; pero con una escucha más atenta y pausada, se pueden dar cuenta que los planteamientos son los mismos que los anteriores, pero más evolucionados, más drásticos y más radicales aún: ausencia total o casi de armonía, letras surrelistas y sin significado la mayoría de ellasDiálogos sucintos de violencia y sudorLos Designios del Señor no tienen valenciaLa Diosa del NepalCoffen der Idioten, son ejemplos claros de lo que estoy contando. No tienen armonías ni tonalidad clara, la voz y los textos se incluyen para darle forma al tema musical y en ellos aparecen ametralladoras en lugar de solos de instrumentos, trompetas que suenan a ventosidades espontáneas, discursos que parecen sacados del III Reichy contrabajos y percusiones que no siguen ningún patrón definido. La Diosa del Nepal, por ejemplo, se compuso a partir de tres fragmentos de varios acordes unidos totalmente sin ningún criterio; unidos por el azar objetivo (otra vez).

Lo mismo podría decirse de su Rítmica y Tímbrica Infrahumana Lifasofioica; aunque este tema dure 15 minutos, puede decirse que cumple con las ideas de minimalismo, simplicidad e incoherencia de los pioneros Kobold y de su progenie: Arín Dodó.

Bien, si alguien tiene ganas de adentrarse en los dominios de un autor desdichado, autónomo y exento de suerte que visite arintonadodo.com; y, si no, que espere a que la muerte le guiñe un ojo y le seduzca después.

 

Javi “Leo” González.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: