Ciclos de Música Imprevista

Por J.G Entonado

Tenía pensado hablar de lo último que he escuchado (‘Odelay’ de Beck, mi último descubrimiento – por lo que me llevé un buen tirón de orejas – y de ‘Rid of me’ de P.J. Harvey, discos que están bastante bien… para mí, mejor el de Beck que el de P.J. Harvey, aunque no llegan para mi gusto al ‘Stereopathetic Soulmanure’), pero he cambiado de opinión al experimentar en mis propias carnes la impresión de conocer personajes “nuevos” del panorama underground español. Me parece más interesante, más atractivo y menos frecuente que hablar de lo que tenía pensado inicialmente. Además, no está de más dar a conocer a esta gente.

Victor Sequí es un batería criado en el free jazz junto a su hermano Nacho Sequí. Ambos son componentes del Trío Antimanierista percusión, trompeta y chello (aunque me dijeron que ahora son un trío de cuatro componentes… esas contradicciones me atraen). Me llevé una sorpresa al ver que Victor me había escrito un email diciéndome que estaba interesado en lo que hace Arín Dodó ( ¡por fin hay alguien interesado en eso ¡ ) y que deberíamos conocernos para programar algo juntos. Pues bien, fui a verlos en el 3er Ciclo de Música Imprevista y tuve el placer de experimentar que no estoy solo en este mundo musical.

Ahí conocí a los componentes de En-Busca-del-Pasto, Pedro Pons y el Niño; contrabajista y percusionista respectivamente. Contaron que están abiertos a cualquier tipo de experiencia musical y también extramusical (eso se puede ver en su participación en el CUE de Madrid). En resumen, acabo de encontrar y conocer lo que llevaba buscando mucho tiempo: un proyecto en el que no hay reglas, no hay armonías, no hay melodías premeditadas… algo totalmente ajeno a lo que se ofrece normalmente. Algo totalmente acorde con la personalidad del Sr. Arín Dodó.

También contacté con Juan Crek creador del idioma brusky, performer y personaje curioso de Barcelona; y con Rafa Pinillos, que con una caja de puros en la que echaba lentejas de una en una (conectada a un montón de pedales de efectos) creaba una montaña de sonidos y ruidos que no deja indiferente a nadie.

Bien, fui testigo de una experiencia no muy usual, donde la música y los sonidos flotaban y aparecían sin ningún guión prefijado. ¡La leche!

El próximo 2 de marzo vamos a repetir la experiencia (el ciclo se repite los primeros jueves y viernes de cada mes)… y digo “vamos” porque ya me han incluido en el proyecto.

¡El Sr. Arín Dodó no puede dormir de la emoción y la impaciencia!

Atentamente, J.G. Entonado & Arín Dodó (http://www.arintonadodo.com)

A %d blogueros les gusta esto: