electrónica pop 

Wild Nothing: ‘Life of Pause’ (2016)

Van pasando los años y van llegando los discos. De la hornada bedroom pop de hacia el 2010 (Beach Fossils, DIIV, Craft Spells…) hay grupos que se han ido, otros que están desaparecidos y otros, como Wild Nothing, que, convertidos en poco mas (y puede ser mucho) que una extensión de la personalidad musical de su líder, avanzan pausadamente en un camino que, ay, no deja de entrever que la búsqueda de un sonido propio persiste y que, por lo tanto, no hemos llegado a lo que se podría llamar una obra de…

Sigue leyendo
electrónica pop rock 

Empress Of: ‘Me’ (2015)

Lorely Rodríguez, norteamericana de ascendencia hondureña es una cuenta más en ese magnífico collar de cantautoras de pop electrónico que luce el tiempo presente, como FKA twigs, Lykke Li, Alison Goldfrapp, Purity Ring o, por supuesto, su ilustrísima Björk Guðmundsdóttir (de paso, ya sabéis por qué se quedó solo con el nombre de pila), ojos rasgados para gobernarlas a todas. Lorely hace un pop más suave, accesible y cómodo que la media en este subgénero, pero lo que hace ahora tiene fundamento y calidad suficientes para que merezca una mención, una escucha y una atención…

Sigue leyendo
electrónica pop rock 

Björk: ‘Vulnicultura’ (2015)

Llevaba Björk una década (o más) empeñada en gustarle solo a raritos, diletantes varios, a Alex Ross (crítico musical del New York Times y autor del por otra parte monumental The Rest Is Noise) y a los de su pueblo; viviendo en su ostra, en su esfera celeste, y  hete aquí -oh cielos- que el marido y padre de su hija se la pega (o así), se separan de forma (muy) dolorosa y de la catástrofe sentimental -qué novedad- emerge la catarsis artística, el despojarse de ropajes, el quedarse una…

Sigue leyendo
electrónica 

Panda Bear: ‘Panda Bear Meets the Grim Reaper’ (2015)

El cuarto disco de Noah Lennox al margen de Animal Collective es el más pop y accesible (y divertido) de los entregados hasta la fecha y la relajación que -por la razón que sea- le ha entrado por el cuerpo permite que, debajo de toda la reverb, las capas y ruiditos marca de la casa que sigue metiendo, podamos disfrutar sin demasiado trabajo de desbroce de un muy buen puñado de magníficas canciones en las que parecen aflorar la frescura y hasta los limones del Caribe. De hamaca y cóctel…

Sigue leyendo